Tras los acontecimientos del 2 de mayo en Madrid, Pierre Dupont parte de la capital hacia Andalucía para rescatar a la escuadra francesa de Rosily, que permanecía en Cádiz. La ruta no fue fácil, ya que fueron acosados continuamente por bandoleros y cruzaron poblaciones hostiles como Valdepeñas que se levantó en armas el 6 de junio, haciendo retroceder hasta Toledo a buena parte de su tropa. Llegaron a Córdoba el 8 de junio y tras saquearla, recibe Dupont la doble noticia de que la flota francesa en Cádiz se había rendido y que se estaba organizando un ejército para cortarle el paso, abandonó la ciudad y se recogió en Andújar, donde estableció su cuartel general el 18 de junio.

 

General Dupont

Mientras todo esto sucedía, las Juntas de gobierno de Sevilla y Granada  (uno al mando del general Castaños y el otro de Teodoro Reding en Granada) estuvieron reclutando a dos ejércitos que debían cortar el camino de los franceses a través de Sierra Morena.

General Castaños

El ejército francés estaba formado por unos 21.000 soldados y, el español, algo más numeroso, por unos 27.000 hombres. 

Castaños se reunió en Porcuna con los mandos españoles para definir la estrategia de la batalla. Dos divisiones de unos 12.000 hombres deberían atacar en Andújar, donde Dupont tenía su cuartel. Otra tercera división, de unos 8.000 hombres, cruzarían el Guadalquivir más al este, a la altura de Villanueva de la Reina. Finalmente, Reding dirigiría al ejército de Granada (10.000 hombres) a través de Mengíbar.