Todo el mundo reconoce que la medicina es una de las prácticas más antiguas del mundo, cuya cuna está en la Antigua Grecia. Es verdad que en sus inicios las técnicas curativas giraban en torno a rituales y creencias mágicas con médicos-brujos. Poco a poco esta actividad se fue racionalizando.

Asclepio es el dios de la medicina para los griegos. En el siglo VI a. C. se levantaron muchos templos en honor al dios Asclepio donde acudían los enfermos a venerarle. Allí se les inducía al sueño para que se les apareciera Asclepio en sueños y les aliviara milagrosamente de sus males.

Asclepio

Una de las razones por los que la medicina evoluciona hacia otra más técnica o racional es la consolidación de la polis o ciudad. La polis como centro de civilización, se desarrolla una economía basada en la producción artesanal y el comercio. Con el paso del tiempo, los mitos dejan de ser la forma de conocer el mundo, y el logos, el razonamiento, surge como nuevo horizonte del saber. El griego observa la naturaleza que le rodea e intenta comprenderla y transmitir lo aprendido. Así ya, en el siglo V a. C. el médico técnico se convirtió en una autoridad.

Actualmente Hipócrates es considerado el padre de la medicina al que se le atribuye la primera colección de textos científicos en el mundo antiguo. Mucha de la terapéutica hipocrática se funda en prescripciones alimenticias, modos de vida, ejercicio físico y baños.

Hipocrates, médico griego del siglo III a. C.

Anuncios